Ataques de ansiedad Como detectarlos y afrontarlos - Ataques de ansiedad: Cómo detectarlos y afrontarlos

Un ataque de ansiedad es un episodio intenso y repentino de miedo y malestar físico que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Estas crisis de ansiedad pueden ser aterradoras y debilitantes, y es importante comprender sus causas y síntomas para poder manejarlos de manera adecuada.

¿Qué son los ataques de ansiedad?

Los ataques de ansiedad son también conocidos como ataques de pánico. Como hemos explicado, se caracterizan por ser episodios acotados en el tiempo, con un inicio y un final claro y una duración que va generalmente de unos minutos a una hora. Estos ataques pueden ser aterradores y ocurren de manera inesperada y sin una causa aparente, lo que puede hacer que la persona que los experimenta se sienta confundida y asustada.

Durante un ataque de ansiedad es común experimentar una serie de síntomas físicos y emocionales abrumadores, que pueden incluir:

  • Dificultad para respirar.
  • Palpitaciones.
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Sensación de ahogo.
  • Mareos y/o náuseas.
  • Miedo a perder el control o volverse loco.

La duración de un ataque de ansiedad puede variar, pero generalmente alcanza su punto máximo dentro de los primeros 10 minutos y luego disminuye gradualmente, aunque la duración concreta varía en cada caso.

Después del ataque, la persona puede sentirse agotada y emocionalmente desbordada. Aunque los ataques de ansiedad pueden ser aterradores, es importante recordar que no son peligrosos y que pueden ser tratados y controlados eficazmente.

Diferencia entre ataque de ansiedad y ansiedad generalizada

Es importante diferenciar entre un ataque de ansiedad y la ansiedad generalizada. Mientras que un ataque de ansiedad es un episodio agudo y de corta duración, la ansiedad generalizada es una condición crónica caracterizada por preocupación y miedo constantes que pueden interferir con la vida diaria.

La ansiedad generalizada se caracteriza por síntomas como inquietud, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular y problemas para conciliar el sueño. A diferencia de los ataques de ansiedad, que pueden aparecer de forma repentina, la ansiedad generalizada es persistente y puede durar meses o incluso años.

Es importante tener en cuenta que los ataques de ansiedad pueden ocurrir tanto en personas con ansiedad generalizada como en aquellas sin un diagnóstico previo de ansiedad.

Los ataques de ansiedad pueden ser desencadenados por situaciones estresantes, traumas pasados, problemas de salud o simplemente surgir sin una causa aparente.

Síntomas de las crisis de ansiedad

Los ataques de ansiedad, también conocidos como crisis de ansiedad o ataques de pánico, son episodios intensos de miedo o malestar que pueden manifestarse de forma repentina y sin previo aviso. Estas crisis pueden ser abrumadoras y debilitantes, y es importante reconocer los síntomas para poder buscar el tratamiento adecuado.

Estos son los síntomas más comunes de los ataques de ansiedad:

  • Palpitaciones y aumento de la frecuencia cardíaca. Durante un ataque de ansiedad, es común experimentar un aumento en la frecuencia cardíaca. Puedes sentir que tu corazón late rápidamente o de forma irregular, lo cual puede generar mayor ansiedad.
  • Dificultad para respirar. Muchas personas experimentan dificultad para respirar durante un ataque de ansiedad. Puedes sentir que te falta el aire o que no puedes respirar profundamente, lo cual puede causar sensaciones de ahogo o asfixia.
  • Sudoración excesiva. Durante una crisis de ansiedad, es posible que sientas un aumento en la sudoración. Tus manos pueden estar húmedas o frías, y puedes notar que tu cuerpo está sudando más de lo habitual.
  • Temblores. Los temblores incontrolables pueden ocurrir durante un ataque de ansiedad. Puedes notar que tus manos o piernas tiemblan, lo cual puede ser bastante aterrador.
  • Sensación de mareo o desmayo. Durante un ataque de ansiedad, es común experimentar mareos o sensación de desmayo. Esto puede estar relacionado con la hiperventilación y la respuesta de lucha o huida del cuerpo.
  • Sensación de pérdida de control. Durante una crisis de ansiedad, puedes sentir una intensa sensación de pérdida de control. Puedes tener miedo de volverte loco o de morir, lo cual puede aumentar aún más la ansiedad.
  • Malestar gastrointestinal. Los ataques de ansiedad también pueden manifestarse a través de síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos, diarrea o malestar estomacal. El sistema digestivo está estrechamente relacionado con el sistema nervioso y puede responder al estrés y la ansiedad.
  • Sensación de irrealidad. Durante un ataque de ansiedad, es posible que sientas una desconexión con la realidad. Puedes experimentar sensaciones de irrealidad o estar fuera de tu cuerpo, lo cual puede ser aterrador y confuso.
  • Miedo intenso. Durante una crisis de ansiedad, es común experimentar un miedo intenso e irracional. Puedes tener miedo de perder el control, de tener un ataque al corazón o de morir. Este miedo puede ser abrumador y dificultar el funcionamiento normal.

Es importante tener en cuenta que los síntomas pueden variar de una persona a otra y que no todas las personas experimentan todos los síntomas mencionados.

Cuáles son las causas de los ataques de ansiedad

Los ataques de ansiedad pueden tener múltiples causas y factores desencadenantes. Aunque puede haber diferentes matices entre cada persona, las causas más comunes son:

Estrés

El estrés crónico es una de las principales causas de los ataques de ansiedad. La presión constante en el trabajo, los problemas familiares, las preocupaciones financieras y otros factores estresantes pueden acumularse y desencadenar episodios de ansiedad aguda.

Trauma y experiencias pasadas

Las personas que han experimentado traumas o eventos traumáticos en el pasado, como abuso, violencia o accidentes graves, pueden ser más propensas a sufrir ataques de ansiedad. Estas experiencias pueden desencadenar recuerdos dolorosos y desencadenar una respuesta de ansiedad intensa.

Genética y antecedentes familiares

Existe evidencia de que la ansiedad puede tener una base genética. Si hay antecedentes familiares de trastornos de ansiedad, es más probable que una persona sea susceptible a los ataques de ansiedad.

Condiciones médicas

Algunas condiciones médicas, como la enfermedad cardíaca, el hipertiroidismo y la hipoglucemia, pueden desencadenar síntomas de ansiedad. Es importante descartar cualquier condición médica subyacente que pueda estar contribuyendo a los ataques de ansiedad.

Consumo de sustancias

El consumo excesivo de cafeína, alcohol o drogas ilícitas puede desencadenar o agravar los síntomas de ansiedad. Estas sustancias pueden alterar los niveles de neurotransmisores en el cerebro y desencadenar una respuesta de ansiedad.

Cómo controlar un ataque de ansiedad

La ansiedad es una respuesta natural del cuerpo ante situaciones de estrés o peligro. Sin embargo, en algunas ocasiones, esta respuesta puede volverse abrumadora y dar lugar a lo que se conoce como un ataque de ansiedad. Los ataques de ansiedad pueden ser aterradores y debilitantes, pero hay formas de controlarlos y reducir su impacto.

Algunas estrategias efectivas para manejar un ataque de ansiedad son:

Tratamiento ataques de ansiedad

A continuación te ofrecemos algunas pautas que te pueden ser de utilidad para detectar si estás sufriendo un ataque de ansiedad y controlar sus síntomas antes de que adquieran una mayor intensidad:

1. Reconoce los síntomas

El primer paso para controlar un ataque de ansiedad es reconocer los síntomas. Estos pueden incluir dificultad para respirar, palpitaciones cardíacas, sudoración, temblores, mareos y una sensación de miedo intenso. Al ser consciente de los síntomas, puedes empezar a tomar medidas para manejarlos.

2. Practica la respiración diafragmática

La respiración diafragmática puede ser una herramienta poderosa para calmar un ataque de ansiedad. Siéntate en una posición cómoda y cierra los ojos. Luego, inhala profundamente por la nariz, contando hasta cuatro. Ahora, retén la respiración durante un segundo y luego exhala lentamente por la boca, contando hasta cuatro nuevamente. Repite este proceso varias veces hasta que sientas que tu respiración se ha calmado.

3. Utiliza técnicas de relajación muscular

La relajación muscular progresiva es una técnica que puede ayudarte a reducir la tensión en tu cuerpo durante un ataque de ansiedad. Comienza tensando los músculos de los pies durante unos segundos y luego relájalos por completo. Continúa este proceso, avanzando hacia arriba en tu cuerpo, tensando y relajando cada grupo muscular, incluyendo las piernas, el abdomen, los brazos, el cuello y la cara. Esta técnica puede ayudarte a aliviar la tensión física asociada con la ansiedad.

4. Cambia tus pensamientos

Durante un ataque de ansiedad, es común que los pensamientos negativos y catastróficos invadan tu mente. Intenta desafiar esos pensamientos y reemplazarlos por pensamientos más realistas y positivos. Así, pregúntate a ti mismo si hay alguna evidencia objetiva de que tus miedos sean reales y busca pruebas de lo contrario. Recuerda que la ansiedad distorsiona la realidad y que tus pensamientos pueden no reflejar la situación real.

5. Cuándo recurrir a un especialista

En aquellos casos en los que los ataques de ansiedad se vuelven frecuentes y se convierten en un problema que afecta a tu calidad de vida, no dudes en buscar a un especialista. Esta es, claramente, una de esas situaciones en las que te puede ayudar la terapia psicológica.

Un psicólogo experto puede ayudarte a gestionarlo, a través de un proceso de terapia psicológica, en el cual podrás aprender y utilizar diversas herramientas que te permitan controlar los ataques de ansiedad.

Bibliografía

  1. Craske, M. G., Rauch, S. L., Ursano, R., Prenoveau, J., Pine, D. S., y Zinbarg, R. E. (2009). «¿Qué es un trastorno de ansiedad?». Depresión y Ansiedad, 26(12), 1066-1085. doi: 10.1002/da.20633
  2. Barlow, D. H., y Craske, M. G. (2007). «Dominio de la ansiedad y el pánico: Manual de trabajo». Oxford University Press.
  3. Roy-Byrne, P. P., Craske, M. G., y Stein, M. B. (Eds.). (2010). «Trastorno de pánico y agorafobia: Una guía para el profesional». American Psychiatric Publishing.
  4. Rapee, R. M., Craske, M. G., y Barlow, D. H. (1994). «Instrumento de evaluación para el trastorno de pánico que incluye el miedo a las sensaciones: El Cuestionario de Pánico y Fobias de Albany». Ansiedad, 1(2), 114-122. doi: 10.1002/anxiety.00010
  5. Schmidt, N. B., Lerew, D. R., y Jackson, R. J. (1997). «El papel de la sensibilidad a la ansiedad en la patogénesis del pánico: Evaluación prospectiva de ataques de pánico espontáneos durante estrés agudo». Journal of Abnormal Psychology, 106(3), 355-364. doi: 10.1037/0021-843x.106.3.355
  6. Bados, A., Balaguer, G., y Saldaña, C. (2007). «La eficacia de la terapia cognitivo-conductual y el problema de la deserción». Journal of Clinical Psychology, 63(6), 585-592. doi: 10.1002/jclp.20373
  7. Caballo, V. E., Salazar, I. C., e Irurtia, M. J. (2014). «Dominio de la ansiedad y el pánico: Manual de tratamiento». Pirámide.

Ataques de ansiedad Como detectarlos y afrontarlos - Ataques de ansiedad: Cómo detectarlos y afrontarlosAtaques de ansiedad Como detectarlos y afrontarlos - Ataques de ansiedad: Cómo detectarlos y afrontarlosAtaques de ansiedad Como detectarlos y afrontarlos - Ataques de ansiedad: Cómo detectarlos y afrontarlosAtaques de ansiedad Como detectarlos y afrontarlos - Ataques de ansiedad: Cómo detectarlos y afrontarlosAtaques de ansiedad Como detectarlos y afrontarlos - Ataques de ansiedad: Cómo detectarlos y afrontarlos (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
1687066448 879 Ataques de ansiedad Como detectarlos y afrontarlos - Ataques de ansiedad: Cómo detectarlos y afrontarlosCargando…

Ver fuente