Es un hecho que, como padres, siempre queramos estar al tanto de la vida de nuestros hijos, especialmente en el entorno escolar, pues es uno de los sitios en los cuales no se puede tener control acerca de cuánto lo podemos proteger. No podemos ver con quién se relaciona o las cosas que aprende ahí, aparte de lo que institucionalmente debería. El mundo social es muy amplio y a veces los hijos se pueden perder en él.

Una cosa muy natural y hasta necesaria para su buen desarrollo es la interacción con compañeros de su edad, con los cuales pueda vincularse y compartir tanto fuera como dentro de la escuela, lo ideal es que esos amigos tengan buenos valores inculcados, respeto, cariño y amabilidad, tanto para dar un buen ejemplo para nuestros hijos como para acompañarlos en actividades que sean para su beneficio.

¿Pero qué sucede cuando los amigos de nuestros hijos no son así?

No podemos tener control tampoco acerca de la forma de crianza que se tiene en otros hogares y cuando existe un mal modelo de crianza puede repercutir negativamente en la manera en que los niños y jóvenes se relacionan con su mundo exterior, llevándolos incluso a ser partícipes del bullying escolar y probablemente los amigos de nuestros hijos puedan ser estos jóvenes.

Por eso es muy importante siempre tener una comunicación abierta con nuestros hijos acerca de lo que es correcto en las relaciones y cómo plantarse ante las injusticias, inculcar respeto a las diferencias, responsabilidad de sus actos y valor propio para saber cuándo una relación es tóxica y mal influyente para ellos, por lo que deben alejarse.

Pero ten en cuenta que tampoco puedes presionar a tu hijo para que se distancie de estos amigos, especialmente si tiene un vínculo fuerte con ellos, pues creará el efecto contrario y terminará alejándose de ti, cayendo probablemente en un entorno negativo del cual sufra las consecuencias.

Solo conversa con él, pídele que te cuente sobre sus amigos, lo que hacen, si algo le inquieta sobre ellos y recuérdales que no tienen que estar sujetos a alguien para ser ellos mismos, especialmente si estas personas, por más amigos que sean, resultan ser bullys.

 

rafael-nunez-aponte-guia-para-padres-cuando-un-amigo-de-tu-hijo-es-bully